Italia y la FAO buscan concienciar sobre los beneficios de la dieta mediterránea

Italia y la FAO buscan concienciar sobre los beneficios de la dieta mediterránea

Preservar los hábitos y tradiciones alimentarias locales es crucial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Que toda la población tenga acceso a dietas saludables, como la mediterránea, es fundamental para alcanzar la Agenda 2030, por lo que es preciso proteger y promover estas dietas. Ese ha sido el mensaje principal de un evento organizado el 18 de septiembre de 2019, por el Gobierno de Italia con apoyo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), que ha querido profundizar en el conocimiento de la dieta mediterránea y aumentar la concienciación sobre cómo puede ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El evento -el primero en una serie de actos relacionados con la dieta mediterránea-, se ha centrado en los orígenes, la historia, las tradiciones y los paisajes que rodean a la dieta de la región mediterránea, así como en los principios en los que se basa.

Han participado expertos relacionados con esta dieta, desde antropólogos a nutricionistas, pasando por representantes del Ministerio italiano de Asuntos Exteriores, organismos de las Naciones Unidas y del mundo académico.  

La dieta mediterránea: sus beneficios para los ODS e iniciativas para darle impulso

La dieta mediterránea promueve la producción alimentaria y los patrones de consumo locales. Fomenta la agricultura sostenible, protege los paisajes y cuenta con una baja huella ambiental, aseguró hoy el Director General de la FAO, Qu Dongyu, en la presentación del evento en la sede de la FAO.

Sin embargo, Qu advirtió que la dieta mediterránea, al igual que muchas otras dietas tradicionales en el mundo, se está perdiendo debido a los modernos hábitos alimentarios y la dependencia cada vez mayor en las opciones de «comida rápida» que ofrecen supermercados y puntos de venta de comida rápida.

El crecimiento demográfico, la globalización, la urbanización y las presiones económicas están provocando cambios en nuestros sistemas alimentarios, dietas y hábitos de consumo. Esto conduce a dietas poco saludables con consecuencias alarmantes para la salud y la vida de las personas, así como para las economías de los países.

Por este motivo, son dignas de elogio las iniciativas que protegen y apoyan las dietas saludables tradicionales, como la mediterránea, al tiempo que hay que difundir su conocimiento, subrayó el Director General de la FAO.

En última instancia, los alimentos sostenibles y saludables son buenos para el cuerpo y el alma, y constituyen la base para que la gente tenga una vida productiva, sana y feliz, añadió Qu.

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.